El Clavadista: Espectáculo extremo para toda la familia

El Paseo Claussen es una de las vialidades más concurridas en Mazatlán tanto por turistas como por los mismos locales, donde es posible encontrar atractivos como la Cueva del Diablo y la Glorieta Sánchez Taboada. De igual manera, es también en este lugar donde podemos apreciar una de las actividades más memorables y temerarias que es posible experimentar en el bello puerto de Mazatlán. Por supuesto, nos referimos al icónico Clavadista.

Aunque sus orígenes sean inciertos, la hazaña que usualmente se realiza en este lugar se ha convertido en todo un espectáculo que hace fluir la adrenalina de todos los presentes, al ver como unos intrépidos individuos suben a lo alto de esta estructura frente al mar, con más de 14 metros de altura, esperando lanzarse sobre la ola indicada, evitando la marea baja y las piedras filosas que los esperan en las profundidades. Por lo tanto, un mal cálculo puede resultar en un error potencialmente mortal.

La escena se va formando al reunirse la multitud en la parte de abajo, con murmullos de duda con respecto a si se lanzará o no, mientras algunos hombre caminan entre los espectadores pidiendo una cooperación; una vez que alcanzan el monto esperado, podremos ver el tan arriesgado espectáculo.

Se trata de algo que es muy común ver cada fin de semana al caer la noche; las familias se unen para ver tal espectáculo, mientras disfrutan de botanas como tostilocos, plátanos fritos, cocos, hot-dogs, mariscos y muchas opciones más que se encuentran disponibles sobre el Malecón.